Que pase lo que tenga que pasar y a ver venir el 2019

Libérate de la ansiedad, piensa que lo que debe ser, será, y sucederá naturalmente. Facundo Cabral

A punto de empezar un nuevo año y recién estrenados mis 53, que me dan el privilegio de huir de mi misma y mis espectativas, me invade una profunda pereza de pensar en nuevos y buenos propósitos para el año entrante. Así que he decidido no pedirle nada al 2019 y que venga lo que tenga que venir, que es así como una frase muy de mi madre: “que pase lo que tenga que pasar”. Me atrevo a recomendarlo, creo que nos evitará esa ansiedad con la que empezamos a fustigarnos cada  principio de año.

Olvidar esa lista de propósitos que confeccionamos año tras año y raramente cumplimos. Dejar de meter en una lista cosas prácticamente imposibles de conseguir en un tiempo record puede ser una buena manera de encarar el nuevo año, sin deberes. A verlo venir.

Dejar de ponernos metas y hacer algo más reconfortante y placentero. Pensar en los objetivos que hemos logrado, sin apenas planificarlos, o simplemente rememorar cosas buenas o agradables que nos han pasado, cosas sencillas que nos han hecho felices por algún momento o con las que nos hemos divertido, sin más.

Yo, echando la vista atrás, me quedo con las personas con las que he compartido momentos especiales, con la complicidad, con las risas que te estimulan y los llantos que te hacen crecer y madurar. Me quedo con los viajes realizados que me han acercado al mundo, sus gentes y su cultura y me han abierto la mente. También con las personas que me han acompañado y soportado en esos recorridos. Con los libros que me han dejado huella, con los post que me han motivado, con la música o los espectáculos que me han puesto la piel de gallina, con las cosas aprendidas y las desaprendidas para aprender mejor, con las puestas de sol y las lunas llenas y con tantas conversaciones interesantes.

Y, especialmente, me quedo con las luchas y los logros feministas, a pesar de los desengaños y recordando a las que mataron por el camino y a aquellas que hemos sido ignoradas, humilladas, maltratadas o prostituidas alguna vez.

Levanto mi puño porque la revolución será feminista o no será, así que vete preparando, 2019.

Sin más pretensiones os deseo un feliz 2019.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close